...Por Sevilla

Bar Alameda (Constantina)

Bar Alameda

Haciendo una escapadita a la sierra norte de Sevilla buscando tranquilidad, bonitos paisajes y senderos para hacer una buena caminata, hicimos una parada en el pueblo de Constantina.

Un pueblo con muchos puntos de interés y unas calles preciosas. Siempre que hacemos una escapada o viaje lo que vamos buscando es su gastronomía, y en este pueblo, su principal cocina se basa en carnes de caza, chacinas y embutidos.

En una de sus plazas más conocidas, Plaza Alameda, hay mucha diversidad de bares dónde la gente joven del pueblo suelen quedar para unas cervecitas y tapitas. Aquí nos encontramos con el bar típico de tapas caseras que siempre está lleno, Bar Alameda.

Queríamos empezar probando un vino de la zona, sabiendo que de esta tierra hay un vino muy conocido y bastante bueno al menos para nosotros, Pago del Zancúo. 

Para no repetirnos nos recomendaron uno de la misma bodega que el anterior, 2 Juanes, de Bodegas La Margarita. Un vino que venía a la perfección para las tapitas que se avecinaban.

Si estas por la sierra debes pedir tapas y guisos típicos, sino…¡Vete de allí!

Primero unas croquetas de cocido bien fritas, cremosas con un relleno que era espectacular, y sí, venían acompañado de patatas de paquete, pero estas no le quitaban la esencia a este manjar. LAS CROQUETAS DE LA ABUELA!!

Llegando el mes de Octubre hasta principios de Febrero, la temporada de caza del venao nos brinda el poder tener en la mesa guisos tan suculentos cómo éste, venado en salsa. Un guiso campero que hace relamerte los dedos y quitarte la chaqueta, espectacular.

Otro guiso campero que no puede faltar en una mesa en la sierra es su famosa caldereta de cerdo ibérico. Una carne que se desmenuzaba sola y una salsa que pedía mucho pan, faltaron bollos!!

Tirando de clásicos, no podíamos irnos de este bar sin probar una de sus especialidades en guisos, carne con tomate, un tomate natural frito y una carne tierna y jugosa. Un guiso cómo Dios manda.

Hasta ahora no habíamos probado la carne de venado sin estar hecha en guiso y tenía buena pinta, venado a la plancha. Dos filetes de esta rica carne marinada con aceite y ajito acompañado de una buena carne de membrillo. Sorprende el sabor del venado a la plancha, un plato simple pero exquisito.

En los pueblos de la sierra siempre se come muy bien si sabes buscarlo, y aquí encontramos uno de esos bares en los que podemos decir que aciertas. Trato de 10, camareros simpáticos, guisos espectaculares y un ambiente pueblerino muy sano.

Si os escapáis por aquí os recomendamos que pidáis la caldereta de cerdo ibérico y el venado en salsa, dos guisos que te harán salivar.

Buen provecho!!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estaán marcados *