...Por Europa

Café Porto Santo (Oporto)

Café Porto Santo

Nuestra visita a Oporto fue fugaz, de pasada y con lluvia. A pesar del mal tiempo no deja de ser una ciudad maravillosa. 

Oporto es enorme y cuenta con muchísimos lugares para entrar y comer bien, puedes comer de restaurantes, de bares o de tascas. Nosotros lo que íbamos buscando era su plato por excelencia, la Francesinha (Es un contundente sandwich típico de la cocina lusa moderna).

Nos desviamos un poco de la zona vieja a la zona empresarial buscando mejores precios. Cerca del parque Jardines del Palacio de Cristal encontramos un pequeño café con una cocina magnífica, Café Porto Santo.

A simple vista no parece gran cosa pero esconde grandes platos. Te llama la atención su pared repleta de relojes de todo el mundo, entramos atraídos por el olor que dejaba en toda la avenida.

En Portugal existen dos marcas muy habituales de cervezas, así que o pides una o pides la otra. Nos refrescamos con una SuperBock, es nuestra favorita.

La carta te la dice el camarero de oídas, pedimos un menú y una francesinha para compartir.

¿Cómo puede salir de una cocina tan pequeña grandes sabores? Cuenta con una cocina reducida y una pequeña barra en la que puedes ver una olla portuguesa de dónde salía un olor que alimentaba.

De aquí salió nuestro primer plato, Sopa de verduras. Un cuenco con una calentita sopa hecha a base de verduras: calabaza, apio, cebolla y mucho sabor. Acompañada de tostas de ajo y perejil cruijientes.

El producto gastronómico por antonomasia de Portugal es el bacalao, en este país lo hemos probado de muchas maneras y sólo nos faltaba probarlo en revuelto de bacalao

Un gran plato de bacalao desmigado con papas pajas, cebolleta, perejil y aceitunas negras. Todo revuelto a base de huevos. Jugoso y en su punto, acompañado de una pequeña ensalada de rúcula y remolacha

Cómo colofón a esta grata experiencia culinaria, por fin íbamos a probar una auténtica francesinha.  Aquí te dan varias opciones para el relleno y nosotros nos decantamos por el clásico.

Pan de molde tostado relleno de carne de ternera, chipolata (salchicha) y chorizo picante. Todo esto recubierto de otra rebanada de pan tostado con lonchas de queso gratinado y bañado en salsa hecha a base de cerveza y tomate picante. Para culminar este explosivo sandwich, un huevo frito.

Que os vamos a decir de su sabor…no hay nada parecido ni tan rico. Que buena idea tuvo el que lo inventó!!

Gastarse poco probando platos típicos en Oporto es posible, sólo hay que buscar. Nos encantó el trato de su personal, todos muy atentos.

A pesar de su pequeña cocina, saben organizarse bien y sacar platos tan ricos cómo los que hemos probado, calidad/precio inmejorable.

Buen provecho!!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estaán marcados *