...Por Sevilla

Chifa Tapas (Sevilla)

Chifa Tapas

Habíamos escuchado hablar de este bar y no queríamos que se nos quedara en el tintero. Queríamos comprobar si su cocina fusión Peruana-Asiática estaba a la altura de lo que decían.

Chifa Tapas se encuentra en la Alameda de Hércules, un local pequeño con dos plantas, en la barra se elaboran cocktails y esconde una pequeña cocina.

Esta vez para el vino nos vamos a lo seguro, Zancuo de Bodegas La Margarita. Un vino sevillano del municipio de Constantina que nos encanta. Uno de nuestros vinos favoritos.

Tenían una pequeña carta de vinos con la presentación no muy cuidada, en los que poder elegir un vino medianamente bueno se iba de precio.

Aquí lo más sonado son sus Ceviches, y entre ellos elegimos el Ceviche Leche de Pez Mantequilla. Una combinación de roccoto (ingrediente ‘secreto’), jengibre, ajo, lima, cilantro, cebolla morada y zamburiña en tempura.

La presentación es bastante original, quedando la copa del ceviche envuelta en un espeso humo blanco que hace que todo el mundo se quede mirando. Realmente estaba muy bueno, de textura suave dónde predominaba el sabor a pez matequilla y maiz tierno.

De su cocina asiática nos quedamos con Dragón de Gambón al estilo Uramaki. Arroz envuelto en semilla de sésamo tostado con un relleno de gambón y verduras. La salsa que la recubría era una delicia, adornado con brotes y perlas rojas.

La verdad es que nos sorprendió su sabor, la textura era perfecta, el sésamo y la salsa destacaban entre todos los sabores. Una presentación muy colorida.

Hemos probado muchos Steack Tartare de diferentes sabores, texturas y aderezos. Este no se queda atrás.

El Steack Tartare con helado de roccoto para nuestro gusto, es uno de los platos que más nos gustó. Te lo presentan sobre una base de regañá que lo acompaña su famoso helado de rocoto.

Una carne bien condimentada, textura fina, sabores intentos, mezclado con el helado ya era la bomba.

Para reventar del todo, pedimos un Wok. De los que había en la carta nos pedimos el Wok Chaufa. Arroz con tallarines chinos, marisco, huevo, judías chinas, soja y confitura de jengibre.

Te presentan una buena cazuela dónde pueden comer 3 personas, bien presentado, pero ningún ingrediente sobresalía de otro, ya que el sabor a tortilla a la francesa tapaba cualquier sabor.

Es una pena que con los buenos ingredientes que llevaba no se apreciara ninguno de ellos.

Como pudimos observar la casa obsequiaba a todos sus clientes con un chupito un tanto original, espumosos y dulces, muy ricos. Esta fue nuestra cumbre de esta cena.

Nos encantó esta fusión, generalmente todo estaba muy bueno. Es un local dónde la separación entre las mesas casi no existe, un tanto ruidoso pero se puede hablar con normalidad. Tuvimos un servicio rápido y correcto.

Ni demasiado caro, ni muy barato, o sea, precios razonables. 

Buen provecho!!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estaán marcados *