...Por Sevilla

La Bulla (Sevilla)

La Bulla

Después de asistir a nuestro primer evento en el Teatro de La Maestranza y ver el ensayo general de La Boheme, nos apetecía cenar en un lugar diferente y tranquilo. Por esa zona hay mucha variedad para elegir pero nos decidimos por algo original.

La Bulla es un local con una decoración desenfadada pero a su vez contemporánea, dando a la calle con un precioso balcón adornado con flores de colores vivos.

En cada cena siempre nos gusta probar nuevos vinos, da igual la denominación que tenga, siempre es bueno seguir agrandando los conocimientos sobre el mundo sel vino.

En esta ocasión nos arriesgamos a pedir un vino de La Ribera del Duero, de bodegas El Lagar de Isilla, El Lagar de Isilla. Un vino agradable en boca destacando sabores a frutas maduras.

Empezamos nuestra andadura gastronómica con un clásico sevillano pero con un toque innovador, ensaladilla de gambas con huevas de trucha. Una ensaladilla fresca con sabor a gambas cubierta con una suave mayonesa y finalmente acompañada de huevas de truchas que le daban un toque de color al plato.

Siguiendo con las tapas frías pedimos lo que hasta ahora se está haciendo todo un clásico, tartar de salmón.

La peculiaridad de este original plato es que tenía un ingrediente muy fresco, helado de piquillo y huevas de tobico, una vuelta de rosca a esta receta, con un salmón muy jugoso y una mezcla entre el helado y las hebras de azafrán que hacían que este plato fuese divino.

Ya que el vino estaba pidiendo algo de más consistencia pasamos a un primer plato jugoso, Rigatoni salteado con magret de pato en su jugo. Una pasta al dente envuelta en el jugo de daditos de magret de pato. En el que el sabor del magret sobresalía, aderezado con cebollino.

Otra peculiaridad de este lugar es la presentación de sus postres, coquetos y diferentes. Nos pedimos una tarta de cerezas, un postre que hasta el momento no habíamos probado. Y una tarro de mousse de Nutella. Pequeñas delicias que escondían un gran sabor.

La noche salió redonda, un sitio tranquilo en el que poder relajarte y saborear sus dulces platos. En todo momento el servicio fue correcto y amable.

Si puedes darte un capricho, pásate por este local y pídete sin dudarlo el tartar de salmón, te dejará helad@!!

Buen provecho!!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estaán marcados *