...Por Sevilla

La Tasca del Pintor (Sevilla)

La Tasca del Pintor

Nuestras visitas al barrio de los Bermejales (Sevilla) siempre han sido muy satisfactorias y queríamos volver a repetir una experiencia igual.

Este barrio tiene infinidad de bares dónde pararte y tomarte buenas tapas, pero al final nos decidimos por entrar en esta tasca, Tasca del Pintor, porque nos pareció muy original y bohemio.

La decoración de este local es muy diversa y ‘pintoresca’, entre sus estanterías llenas de botellas de vino te encuentras cuadros artísticos, un piano y artículos antiguos. Una decoración un tanto vintage.

Entre tanta botella de vino queríamos una en nuestra mesa y preguntamos al camarero que vinos tenían. Empezó ofreciéndonos vinos andaluces, que curiosamente son nuestros favoritos, nos decantamos por un vino de Bodegas Cepa Bosquet, Cepa Bosquet Syrah.

Un vino mono varietal Syrah, de color rojo picota con notas a madera y fruta madura, buena acidez y con un final largo. Un vino muy conseguido para estar solamente 4 meses en barrica.

Lo curioso de su carta es la caracterización de sus tapas, llevando en el nombre algún toque artístico. Su carta era variada con mucho por dónde empezar y nos llamó la atención la ensaladilla tasquera.

Un plato muy característico por no ser la ensaladilla que a día de hoy conocemos. Esta llevaba lombarda, carne mechada y pepinillos dulces, todo mezclado con vinagre de módena y una reducción de salsa vinagreta. Una vuelta de tuerca a una ensaladilla con un resultado magnífico.

La segunda tapa tampoco se queda atrás en lo peculiar, milhoja de manzana y queso de cabra al horno. Nos impresionó porque realmente no es una milhoja en sí, eran capas de rodajas de manzana entrelazadas con queso de cabra y una fina capa de caramelo crujiente con un toque de caramelo líquido.

La mezcla es buenísima, descubriendo una nueva combinación entre lo salado y lo dulce.

Nos encanta la comida mejicana y aquí pudimos saborearla con una quesadilla de carne. Una masa blandita con un relleno de carne ligeramente picante, cubriéndolas una fina capa de queso fundido, todo adornado con una salsa verde. Una tapa sabrosa. 

Y ahora vamos con una tapa de Durero Bobbit, unas deliciosas salchichas alemanas de pavo y pollo con patatas asadas, todo envuelto en una deliciosa salsa de nata y mostaza picante. Una jugosa salchicha con una salsa irresistible, buenísima.

Todo marchaba bien y nuestra última tapa se nos antojó por su combinación, alfróndigas de luxe. Unas tiernas y jugosas albóndigas con puré de patatas y emulsión de zanahorias. La mezcla era muy buena con un sabor potente.

Hemos probado infinidad de postres caseros, tartas, pasteles, galletas, pastas, helados…y aquí terminamos con una tarta de chocolate. Una tarta con base de galletas, una masa compacta de chocolate negro adornada con fideos de chocolate.

Una magnífica forma de terminar una cena, una tarta muy buena.

Disfrutamos mucho de estas tapas con un vino excelente y todo a un buen precio.

Un bar idóneo para disfrutar de una buena compañía mientras disfrutas del ambiente y buenos platos. No podemos terminar sin destacar las salchichas alemanas y una tapa que deberíais probar si os gusta los sabores nuevos, ensaladilla tasquera.

Buen provecho!!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estaán marcados *