...Por España

Mariscos La Nansa (Tazones)

Mariscos La Nansa

La gran mayoría de los pueblos costeros de Asturias son preciosos, algunos más conocidos que otros pero al final, todos tienen su propio encanto. Tazones fue uno de esos pueblos que descubrimos por casualidad, con todas sus casitas de colores amontonándose en un sin fin de callejuelas estrechas, que te llevan a unos miradores que te dejan sin palabras.

Se ve que es un pueblo que vive de la pesca, ya que mientras paseábamos podíamos ver como los pescadores limpiaban el pescado allí mismo en pequeñas mesas cerca del mar. Después dejaban el pescado fresco llevados con espuertas en los restaurantes. 

Este pueblo es muy conocido por su pescado y marisco, hay muchas alternativas para poder sentarte en cualquier bar y comer bien. Nosotros por lo que nos recomendaron y por las opiniones de los propios asturianos, decidimos sentarnos aquí, en Mariscos La Nansa.

Un local pequeño con varios veladores con vistas hacia el mar,  hacían que la velada fuera al menos poco más que curiosa.

No nos cansamos de probar la sidra, y aquí no iba a ser menos. Un par de botellas de Zapica, una de esas sidras denominadas ‘nueva expresión’. Una sidra filtrada y destinada a su servicio en copa. Muy buena por cierto.

La Nansa es especialista en marisco y pescado salvaje fresco. Todo recién cogido del mar. Pudimos ver cómo traían al restaurante todo su marisco llevado por sus mismos pescadores. Su carta es algo impredecible ya que dependen de la pesca del día.

Así que ya sabiendo que pescados y mariscos habían traído…toca elegir!! De primero y para abrir boca, un paté de cabrachos. Un paté de cabrachos casero, de sabor suave, esponjoso y de los mejores que hemos probado.

Como primer plato principal pedimos Lenguado salvaje a la plancha. Un lenguado con un sabor indescriptible ¡¡cómo lo disfrutamos!!

El otro plato principal (siempre pedimos para compartir), Rodajas de bonito salvaje a la plancha. Dos buenas rodajas de bonito bien cocinado y joder…tremendamente bueno. 

Comer pescado salvaje no es barato, pero cuando  plantan ante tus ojos y paladar tales manjares, se paga y con mucho gusto. Si hay que destacar algo, en realidad, se debe de destacar todo… servicio muy atento y profesional, las vistas inhigualables y el pescado.. Ay el pescadooo!!!! 

Una experiencia que se nos ha quedado grabado a fuego.

Buen Provecho!!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estaán marcados *