Palo Cortao (Sevilla)

250 Visitas 0 Comentarios

Palo Cortao

El centro de Sevilla está repleto de bares de todo tipo y se hace muy difícil elegir entre tanto repertorio gastronómico.

Decidimos probar en Palo Cortao porque nos quedamos con las ganas una primera vez que fuimos y estaba repleto, así que…reserva y a la segunda sí que sí.

Está en los alrededores de La Encarnación, en una pequeña calleja, en su interior cuenta con muy buena iluminación, espejos amplios, una decoración simple y agradable.

Este local se caracteriza por su gran variedad en vinos de Jerez, tiene un gran repertorio para maridar con sus platos. Nosotros no somos muy amantes de estos vinos y siguiendo con nuestras costumbres, nos pedimos un vino de la Sierra Norte de Sevilla, Milla Cero de Bodegas Colonias de Galeón.

Un vino de color rojo cereza con aromas a fruta madura, equilibrado y sabroso. Muy buena elección

Su carta es concisa, con platos muy variados y con algunas alternativas fuera de carta que merece la pena apostar por ellas. Para ir abriendo boca mientras venían nuestros platos principales, nos pedimos una clásica ensaladilla rusa.

Una señora ensaladilla que nos recordaba los sabores de las que nos hacían nuestras abuelas, acompañada de unos trozos de atún maridado que le daba ese punto acertado de sal.

Los platos que seleccionamos eran los que tenían fuera de carta, nos llamaron más la atención. Empezamos por algo suave, unas vieiras a la plancha. Vieiras frescas con ensalada templada de quinoa, aguacate y salsa de granadina. Presentación coqueta y con una mezcla de sabores muy aromáticos y sensuales.

Van llegando los platos más contundentes. Entre ellos un plato de arroz meloso de ciervo. Un arroz con trocitos de carne de ciervo, variado de setas y toques de crema de alioli. Un plato generoso, con buenos sabores y la mezcla es brutal.

Si hubieran sido un poco más generosos con el ciervo, hubiera quedado que ni pintado.

Como colofón final, terminamos con unas costillas de Angus horneado. Un buen trozo de costilla de ternera de Angus tierna y jugosa, sobre una base de crema de calabaza, canela y  salsa de soja. Una combinación de sabores muy dulces sin llegar a ser  empalagoso.

El servicio es muy atento, profesional y simpático. El ambiente es un poco ruidoso pero nada fuera de lo normal, la cocina es coqueta y con gran cuidado en la presentación de sus platos. Sinceramente nos lo esperábamos más caro y la calidad se nota en cada una de sus creaciones.

Un local en el que sales satisfecho en todos los sentidos, en el que no podemos destacar un plato por encima de otros porque todo estaba de 10.

Buen Provecho!!

0 Comentarios

Deja un comentario