...Por Sevilla

Antigüedades Bar (Sevilla)

Antigüedades Bar

Hacía tiempo que no disfrutábamos de un tapeo sevillano en el centro de Sevilla. Aprovechamos la ocasión al tener un evento en la Catedral y buscamos por la zona algo típico, clásico y que no defraudase.

Nos decidimos entrar en Antigüedades Bar, un local antiguo reformado, viendo a través de sus fotos el cambio que ha tenido esta bella ciudad. Un inmejorable ambiente para poder disfrutar de unas buenas tapas.

Sobre nuestra visita, decir que seguimos conociendo nuevos vinos y agrandando los conocimientos sobre este mundo tan fascinante. Esta vez probamos un vino de bodegas V.T. Laujar-Alpujarra, Tetas de la Sacristana. Un vino con buena acidez y con notas a frutas negras.

Nuestro tapeo comienza con un plato clásico, salpicón de marisco. Un picadillo con gambas y palitos de merluza bien aliñado, con un buen toque de perejil que adornaba este sencillo y sabroso plato.

Nos estamos acostumbrando a probar este delicioso manjar!! Tartar de salmón. Cada casa le da su toque y este no iba a ser menos. Muy bien condimentado, salmón fresco, alcaparras y con un toque tropical, aguacate. Buena combinación sobre una regañá y un poco de salsa de mostaza.

Seguíamos con apetito así que decidimos pedir platos fritos, uno de gambas enrolladas con patatas, bocaditos de gambas cubierto por una crujiente patata en forma de fideo acompañada de una salsa rosa casera.

Y la otra tapa, que intentamos probar en varios locales para ir buscando la más elaborada, era una de croquetas de cola de toro. Una croqueta bien frita con mucha carne para probar. Una elaboración muy compacta con un buen resultado.

Para ir finalizando ya que todavía quedaba vino por beber nos decidimos a cambiar de palo. Se nos antojaba algo de pescado y cómo hacia tiempo que no lo comíamos, aquí va una tapa de chipirón a la plancha con salsa alicantina adornada con un poco de  rúcula y tomates cherry. Un chipirón tierno y sabroso.

No podía faltar el plato principal, así que un buen entrecot de ternera al punto. Una carne tierna, jugosa y con auténtico sabor a vacuno. Nos lo presentaron con patatas fritas y una menestra de verduras. 

Se terminó el vino pero todavía teníamos hueco para el postre, ¡Que golosos somos! Una tarta de 3 chocolates con sirope de chocolate…esto fue ya el remate!!

Ambiente sevillano en pleno centro, muy recomendable para ir de tapas y degustar clásicos. Servicio profesional y amable y cómo siempre os recomendamos lo mejor de nuestra visita, en esta ocasión el tartar de salmón y el chipirón. Acertáis seguro.

Buen provecho!!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estaán marcados *