...Por España

Sidrería Carión (Somiedo)

Sidrería Carión

Uno de los días de nuestro viaje a Asturias estaba destinado a hacer la ruta de senderismo a Los Lagos de Somiedo. Una ruta preciosa de unas cuatro horas a pie ida y vuelta en la que hay que estar para hacerla, en plena forma, si no, hay alternativas para ir paseando a caballo si lo vuestro no es caminar. Un largo camino lleno de vistas impresionantes, altas y empedradas montañas, vacas pastando tranquilamente en verdes pastizales, antiguas cabañas y pasar por pequeños riachuelos… son pequeñas maravillas que nos da la naturaleza. Pero lo mejor es cuando llegas a ver sus impresionantes lagos, no se escucha nada…parece como si pudiera pararse el tiempo en ese preciso instante. Son momentos únicos y experiencias inolvidables que son difíciles de contar y olvidar. 

Quemamos muchas calorías en esta ruta y teníamos que recuperarnos con un buen almuerzo en Sidrería Carión. Una sidrería típica de pueblo de la que se habla muy bien por sus generosos platos y menús. Entras por una pequeña barra, donde se paran los del pueblo y hablan entre ellos mientras sujetan un culin de sidra. Tienen dos amplios salones con vistas al pueblo y montañas.

Lo primero es lo primero, sidra de la casa bien fría para una rica comida. Aquí no te la escancian ellos, te la sirven en un escanciador eléctrico que da la presión justa para servirte tú mismo al ritmo que quieras, un buen culín muy rico y fresquito.

En esta sidrería hay que tener cuidado, ya que todos los platos de la carta son abundantes. Lo podíamos ver en las demás mesas, así que ya estábamos prevenidos.Observamos como los platos de los menús (a un precio muy razonable) tenían una pinta increíble, pero nosotros veníamos del tirón a probar su sidra y su cachopo.

De primero una sartén de gulas con gambones y pulpo. Una sartén de gulas salteadas con gambones y pulpo a la plancha. Fondo de patatas fritas a dados y todo aderezado con aceite, pimentón dulce y perejil.

Estábamos reservándonos para el segundo. Teníamos que probar uno de los platos más típicos y demandados, cachopo de ternera.

Un enorme cachopo con un relleno de setas, queso La Peral y filete de ternera. Rebozado crujiente y acompañado de patatas fritas, aunque el acompañamiento para nosotros sobraba, vaya filetón más grande y rico!!

Y claro…después de comernos todo esto estábamos hasta arriba casi sin fuerzas para seguir masticando, pero vimos un postrecito muy rico y le echamos valor…tarta de queso.

Nos gusta probar las tartas de queso que hacen por el norte, ya que para nosotros las hacen exquisitas.

Hay que reponer fuerzas después de hacer una ruta de senderismo ya sea con un buen bocata o porqué no…entrar aquí y pedirte una rica sidra de la casa y un buen cachopo de esos que te quitan las ganas de comer en todo el día de lo lleno que quedas.

Esta sidrería es conocida por la generosidad de sus platos. El precio es más que razonable en un ambiente agradable.

 

Buen Provecho!!

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos estaán marcados *